Category: Actuaciones, News
slider-marques-metrdodanceclub-passion-2017-2

A base de ensayo, error y aprendizaje, he llegado a comprender muchas veces, cuál es la dirección que debo tomar en un momento determinado dependiendo de cuál sea la situación en la que me encuentre y esta es una de ellas. Por mi experiencia he llegado a una conclusión: la vida trata de conocerse para comprenderse y comprenderse para superarse.

Por eso, considero que a veces, nos encontramos ante circunstancias en las que tenemos la sensación de que necesitamos salir de la zona de confort para poder experimentar una transformación profunda, que nos permita sentirnos realizados como seres humanos. Unas veces, la vida nos obliga a salir de esta zona y otras veces, vemos o sentimos algo, que nos influye directamente y ello nos fuerza a tener que intervenir inmediatamente en este proceso para realizar un cambio con valor y determinación. En mi caso ha sido una combinación de ambas reflexiones y que me ha llevado a tomar la decisión de dar por finalizada mi andadura profesional como dj.

Mi relación con la música ha estado muy presente desde la infancia. Para que os hagáis una idea, me examiné en el conservatorio de preparatorio a los 8 años y al cumplir los 12, escuché por primera vez el sonido dulce, grave y envolvente de un clarinete bajo. Entonces supe que ese sería el instrumento que yo quería tocar. Fue una difícil elección, porque el juguetito costaba un dineral, pero al final convencí a mis padres para que me lo compraran. No sé cómo, pero depositaron plena confianza en mi. Aunque he de reconocer que era un reto desafiante para mi, para ellos también lo suponía, teniendo en cuenta que mi verdadero sueño a esa edad, era ser futbolista cuando fuera mayor. Para más inri, en esa época, mis grupos favoritos eran Iron Maiden, Metallica, Black Sabbath, entre otros de este estilo y de vez en cuando, también ponía la mini-cadena a todo volumen con música electrónica, industrial, EBM… la verdad es que me volvía loco.

Pues bien, aun así, confiaron en mi plenamente y me dieron esta oportunidad. Habían depositado tanta ilusión en mi, como yo en aprender a tocar el instrumento, pensando que, si se me daba bien, quizás algún día, en un futuro, me podría dedicar a la música profesionalmente. Y así fue. A los 18 años aprobé unas oposiciones a las que me presenté en Madrid. Allí tuve el privilegio de formar parte de la Orquesta Sinfónica de la Guardia Real. Me sentía muy feliz por este logro en mi carrera como músico. Al mismo tiempo, la recompensa era doble por la alegría que tenía al saber que mis padres se sentían tan orgullosos de mi. Me adapté rápido a la capital, gracias a que tuve la suerte de compartir esta vivencia con muy buenos compañeros.

Fue una época muy intensa en muchos aspectos. Viajé por toda España, siendo testigo presencial de innumerables actos oficiales de vital transcendencia para nuestro país. Disfruté y aprendí muchísimo. Una experiencia única que recuerdo a veces con ligera nostalgia. Pero a los 5 años de estar allí, un sentimiento incómodo se adueñaba de mi sin que pudiera identificarlo claramente. Me encontraba confundido totalmente. Era la primera vez que me ocurría algo así. Siempre había tenido las cosas muy claras. Pues bien, un día de locura y ansiedad exploté y confesé que ya no me sentía realizado en absoluto. Estaba viviendo una vida que no me pertenecía. No encontraba sentido alguno a nada de lo que hacía y entonces, solté la bomba: “Me quiero volver a casa”.

Al volver a Bigastro en 1997, me planteé seriamente a qué me quería dedicar. Fueron momentos muy complicados. Veía cómo pasaban los días y no encontraba nada que me llamara la atención. Finalmente me decidí por cumplir un sueño y aventurarme junto a un amigo a emprender un negocio muy atractivo y motivador para mi. En 1998 abrimos nuestra tienda de ropa, Cheminal Street Wear en Orihuela y he de reconocer que esta ha sido mi experiencia laboral más gratificante en toda mi carrera profesional. Desde el año 2004 al 2013, me hice cargo del negocio y gracias a la colaboración de Vanesa González y Fernando Zapata, que estuvieron trabajando conmigo fielmente durante todo este tiempo, pude compaginarlo con la faceta artística de dj.

Una mañana de la primavera del año 2008, me sonó el teléfono. Se trataba de José Ramón, gerente de Metro, comentándome que si podíamos reunirnos en la oficina lo antes posible porque quería hablar conmigo. Entonces, intuí que se trataba de algo importante, por eso no me demoré mucho tiempo en acudir a la cita. A mediodía, ya estaba allí firmando mi incorporación como dj residente de Metro Dance Club. Salí de allí con una sonrisa de oreja a oreja, consciente del compromiso que este puesto llevaba consigo.

A partir de este momento, mi vida cambió bastante debido a la responsabilidad que requería una función con tanta exigencia. Para mi ha sido un honor trabajar durante tantos años en Metro. Pinchar en Metro es una experiencia mágica que no se puede describir con palabras. Y es que el espíritu de fiesta que hay en Metro es único, excelente, magnífico, extraordinario, inimitable… y así podría estar hasta el infinito, con todos los sinónimos que queráis ponerle, pero sobretodo, tiene algo que va más allá de todos estos adjetivos y es que, el público de Metro, es el mejor del mundo sin comparación alguna. La conexión cabina-pista es brutal. Por eso, os estaré infinitamente agradecido. Asimismo, aprovecho para acordarme de todos los promotores y salas que habéis pensado en mi para vuestros eventos y me vais a permitir que no mencione ninguno porque durante tantos años, seguro que me dejo alguno sin nombrar y no quiero que esto ocurra.

Decir que “trabajar en la noche es muy duro” puede que sea uno de los tópicos más comunes que haya, pero es tan cierto como que me llamo “Marqués”, no solo por lo que se sacrifica y el tiempo que se emplea en hacerlo todo lo mejor posible, sino también, por la gente cercana que sufre al mismo tiempo los daños colaterales que esta dedicación conlleva.

A veces, no siempre, en este mundillo el trabajo no está relativamente muy reconocido y no lo digo precisamente por mi, sino más bien por situaciones surrealistas en las que he visto a algunos compañeros y empresarios, que se han llegado a encontrar y que, en mi opinión personal, no se merecen en absoluto. Sé que en ocasiones han trabajado más por “amor al arte” que por el aspecto económico. Ante todo, pido un respeto para todos los profesionales del sector que continúan y trabajan duro para que al llegar el fin de semana, podamos disfrutar y divertirnos con una excelente puesta en escena. Sinceramente, admiro a todos los que os dedicáis en cuerpo y alma en alegrar las vidas de los demás, fiesta tras fiesta, así que preparaos porque a partir de ahora vais a contar con un nuevo cliente.

Siendo dj, he vivido una experiencia tremendamente intensa y de amplia perspectiva. Pero también, al mismo tiempo, he tenido que sacrificar muchas cosas para poder dedicarme a ello plenamente y satisfacer todos los requisitos que la escena de la música electrónica demanda. Como acabo de comentar, para estar continuamente actualizado, es necesario emplear muchísimo tiempo, un tiempo que, muy a mi pesar, se lo he tenido que robar a otras personas. Por eso, no quiero olvidarme de dar las gracias, principalmente, a todos mis seres queridos, ya que he tenido la suerte de sentirme siempre totalmente apoyado en todas las decisiones que he tomado, acertadas o equivocadas, y por ello estoy y estaré, eternamente en deuda con vosotros, porque a pesar de los desencuentros que hayamos tenido, al final, sé que siempre estáis ahí y eso no tiene precio.

Estos últimos meses y concretamente a partir del verano pasado, he disfrutado de más fines de semana libres de lo habitual, bien por decisión propia, o bien por ausencia de actuaciones. Pero gracias a ello, me ha servido la coyuntura para dedicar más tiempo a otras actividades que tenía algo abandonadas, o mejor dicho, no tan bien atendidas como hubiera querido. Por ejemplo, disfrutar de mis amigos, salir a hacer alguna ruta tranquila por la montaña o dormir un sábado del tirón. Y la verdad es que el hecho de encontrarme con esta serendipia, me ha empujado a replantearme ciertas cuestiones, que tarde o temprano, quería atender y a priori, me ha compensado notablemente. Así es que, por fin, lo tengo muy claro para dar este paso y emprender un camino diferente, con nuevos objetivos y metas por cumplir y, por supuesto, con la determinación de llevarlo a cabo con toda la intención e ilusión del mundo.

Por lo tanto, y siendo pragmático a día de hoy, soy consciente de que mi relación con la música sigue significando algo que va mucho más allá que la de ser un mero complemento de viaje en la intimidad de mi vida. No tengo la menor duda de que es un soporte en el que apoyarme, un medio con el cual evadirme, una herramienta con la que poder reencontrarme, un lenguaje con el fin de comunicarme, expresarme y por supuesto transmitir y exteriorizar mis emociones más profundas. Siempre me ha proporcionado el equilibrio que necesito para cada situación.

Y es que la música me ha servido muchas veces como terapia sensitiva. Al dejarme llevar por melodías emotivas y sonidos puros, suelo teletransportarme a otra dimensión, donde me resulta muy útil entrar por el estado de paz que me aporta y necesito. Este estado, me permite conectar con mi voz interior y ello me obliga a ser fiel conmigo mismo. Esta vez se ha manifestado nítidamente y tengo que mover ficha.

Y, llegado este momento, no me quiero despedir de todos vosotros con estas letras, sino como creo que la ocasión se merece. Os invito a que me acompañéis el Domingo 16 de Abril en Metro Dance Club para disfrutar conmigo de mi última sesión oficial.

Ha sido un placer…

Gracias de todo corazón por vuestra compresión.

Hasta la próxima, amigos!!!

Marqués

Marqués - Metrodanceclub - 2017

18 thoughts on “Me voy… portaos bien amigos!

  1. Un bilan stupéfiant de ta vie, j’en reste touchée agréablement.
    On se vois bientôt pour ta dernière interprétation comme dj dans Metro.
    J ai hâte le 16 Avril 2017.
    Gros bisous Mr Marqués.

  2. Un referente en la electrónica levantina y emblema durante mucho tiempo en una de las mejores salas del país, MI RESPETO y ADMIRACIÓN.

    Muchas suerte amigo!

  3. Lo tuyo es verdadero amor, pasión y dedicación por la música, lo sé. He disfrutado muchísimo con tus sesiones exprimiéndolas al máximo y despertando en mi cada una de ellas un montón de sentimientos y emociones diferentes pero siempre positivas. Compartimos muchas aficiones comunes como el deporte, la naturaleza, el arte, etc, etc… Con la música hemos tenido una conexión brutal desde el principio de conocernos. Decirte que para mi siempre vas a ser el mejor DJ. Que eres un super buen amigo, que respeto totalmente la decisión que has tomado y que te quiero muchísimo. Ah!!! y otra cosa te digo, haz el favor de no irte muy lejos que aun nos quedan muchos momentos y mucha música por delante. Un fuerte abrazo.

    1. Muchísimas gracias amigo! Me has emocionado. Nos vemos pronto, claro! Que no me voy a ir muy lejos como tú dices… Un abrazo muy grande y nos vemos en Metro el 16 de Abril.

      1. Tus palabras me han conmovido al ver el gran avance espiritual que has logrado. Mis Felicitaciones, ahora estas en otro portal de nueva conciencia.
        Ahora las 20mil puertas se abrirán para ti.
        Disfruta tu nuevo despertar.
        Un abrazo compañero

        1. Gracias Cristina. Me ha dado mucha alegría leer tu comentario. Yo sé que me entiendes… Lo que necesites aquí me tienes. A ver si nos vemos que la última vez al final no pudo ser. Un beso grande!

  4. Es todo un privilegio haber podido formar parte de esta época en tu vida… ¡¡tantos momentos, tantos recuerdos, tantas risas!!
    A por otra cosa, y aquí me tienes para lo que haga falta, amigo!! ❤❤❤

  5. Grande Marques!! Gracias por trasmitir tantas cosas con tu musica y gracias por todos los buenos ratitos que pasamos en el chalet, bailando, hablando de musica, etc..
    Una pena enorme no poder estar en tu despedida, que seguro que dara mucho que hablar! Un beso amigo!

    1. Hola Xonita! Gracias a ti tía porque eres de las mejores personas que he conocido de fiesta! No te preocupes. Me acordaré mucho de ti y tranquila que tendré un detalle que sé que te va a gustar. Un beso muy grande amiga!

    1. Hombre Ángel! Qué grata sorpresa. Gracias a ti amigo por transmitir tus conocimientos en tus clases. Eres un artistas! Un abrazo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *